top of page

Por último, me permito indicar al lector/a tres aspectos/matices destacables que están presentes en N.H.: Escenarios y que no quiero puedan pasar desapercibidos si deciden adentrarse en él: 

- Uno de ellos es que en 2010, dentro del proyecto N.H.: Escenarios, decidí hacer un registro paralelo (y que se extendiera muchos años, todos los posibles) entre la evolución/progresión física de mis sobrinos más pequeños (Jesús y Manuel, que entonces eran unos niños) y la ‘involución’ de mis padres (mi padre nació en 1918, mi madre en 1928). Representaban los extremos de la familia (los más jóvenes y los mayores). Así, quien lo desee, podrá ver en esta web cómo esos niños a lo largo de los años se han ido convirtiendo en adolescentes y luego en jóvenes adultos y cómo mis padres, al mismo tiempo, han ido envejeciendo también de forma equivalente.

- El segundo aspecto reside en mi completo homenaje y admiración a la figura de mis padres. Por tanto, en varios de sus retratos (a lo largo de los años) habrá texto (se podrá acceder a ellos en el consiguiente link/botón de ‘ampliación de información sobre fotografías concretas’ al final de la página). En el caso de mi padre, incluyo no sólo mis textos en alguno de sus retratos sino que presento también alguna de las imágenes que él mismo capturó y reveló en sus varias décadas de vida en el antiguo Sáhara español así como la noticia y la entrevista que le realizaron en el Diario de Cádiz con motivo de su 100 cumpleaños (podrán ver esas imágenes si acceden al link de ampliación de información que acompaña a uno de sus retratos de diciembre de 2012 en el que se le ve a sus 94 años escaneando sus propios negativos para digitalizarlos o en el último reportaje que le hice, en su centenario en 2018).

- El tercer aspecto a mencionar aquí es que, como se comprobará, cada vez tengo menos tiempo (y quizás energía vital) para fotografiar. Mis continuos viajes por razones de trabajo -incluidos los destinos a Latinoamérica como comisario y profesor- y, por supuesto, la pandemia y la muerte de mi padre han contribuido considerablemente a ese decaimiento. Es por ello que comprobarán en esta web que hay algún año que no figura en N.H.: Escenarios. Confieso que cada vez me da más pereza cargar con el pesado equipo de formato medio en mis viajes. Cuando escribo esto -diciembre de 2022- me planteo seguir fotografiando la evolución de mis sobrinos, una vez al año, al menos. Me quiero obligar a ello. Mi madre, a sus 95 años, muy debilitada y con una progresiva demencia senil, ya no quiere ser retratada y no resiste una mínima sesión como antes. No obstante, este verano pasado le pude hacer algunos retratos para N.H.: Escenarios con mi iPhone (que, obviamente, es mucho más rápido/ligero/llevadero que la cámara de formato medio). Y he decidido mostrarlos en esta web porque me ha sorprendido gratamente el resultado. Tanto que, sin demasiadas pretensiones, he empezado a experimentar algo más con él…

bottom of page